PARPADOS: BLEFAROPLASTIA

La blefaroplastia es una técnica quirúrgica para resecar la grasa y el exceso de piel de los párpados superiores e inferiores. Los parpados caídos pueden dar un aspecto de cansancio y de más edad de la que en realidad tenemos. En los casos más graves, pueden interferir incluso con la visión.

Sin embargo la blefaroplastia no está indicada para eliminar las “patas de gallo” u otras arrugas cerca de los ojos, ni tampoco caída de las cejas.

¿SOY UN BUEN CANDIDATO PARA SOMETERME A UNA BLEFAROPLASTIA?

El candidato ideal para someterse a una blefaroplastia es aquella persona que busca una mejoría, y no una perfección absoluta, en su apariencia. Si es realista en sus expectativas, será un buen candidato. La edad más frecuente de necesitar una blefaroplastia es 35-40 años, si bien en algunos casos hay una predisposición familiar y aparecen las bolsas a edades más tempranas. La blefaroplastia mejorará su apariencia y la confianza en si mismo, pero no conseguirá que nos parezcamos a otra persona. Antes de decidir si se va a realizar una blefaroplastia piense qué quiere conseguir y discútalo con su cirujano plástico.

Existen algunas condiciones médicas que pueden hacer que existan más riegos al realizarse una blefaroplastia, como son los problemas de tiroides, la falta de lágrimas suficientes, la presión arterial alta, las enfermedades cardiovasculares y la diabetes. El glaucoma y el desprendimiento de retina también pueden suponer un riesgo; en determinados casos, puede ser necesaria una revisión oftalmológica previa a la blefaroplastia.

PRIMERA CONSULTA CON EL CIRUJANO

En la primera consulta se discutirá la posibilidad de operar los cuatro párpados, los inferiores o los superiores y si es preciso asociar algún otro procedimiento. Se le explicarán las técnicas y el tipo de anestesia que se emplearán, dónde se realizará la cirugía, los riesgos y el coste de la intervención. No dude en preguntar todas las dudas que tenga, sobre todo aquellas relacionadas con sus expectativas y los resultados.

Su cirujano plástico le proporcionará instrucciones específicas acerca de cómo prepararte para la cirugía. Asegúrese de que algún familiar o acompañante pueda llevarte a casa cuando se te dé el alta y que, en caso necesario, puedan ayudarte unos días.

LA INTERVENCIÓN

La blefaroplastia se realiza en quirófano, de forma ambulatoria, sin ingreso. Permanecerá en la clínica unas horas tras la cirugía.

Al llegar al quirófano le estarán esperando su cirujano, el facultativo de Anestesia y la enfermera que asistirá en la intervención, que se realiza bajo anestesia general. Deberá acudir en ayunas desde la noche anterior y sin haber ingerido ni agua.

El Anestesista le preguntará si es alérgico a algún medicamento o alimento, si tiene alguna enfermedad previa, si se ha operado anteriormente de algo y en caso afirmativo, cómo le afectó la anestesia, todo ello por su seguridad.

Le colocarán una vía periférica para administrarle medicación intravenosa y procederán a sedarle y/o a aplicarle la anestesia local. Cuando se despierte todo habrá terminado. Llevará una tiras de apósito estéril cubriendo las suturas que rodean sus párpados y pasará a la sala de reanimación donde será vigilada por el personal sanitario hasta que esté totalmente despierta. Es normal que la zona operada y adyacente esté inflamada y/o amoratada. Estos síntomas desaparecerán con el transcurso de los días.

Suele realizarse bajo anestesia local si solo tratamos los parpados superiores o bajo anestesia local más sedación si se opera al mismo tiempo los inferiores. Si se realiza con anestesia local más sedación, el paciente está más relajado y eso permite que el cirujano trabaje con más comodidad.

La intervención suele durar entre una y dos horas, o más cuando se asocia a otras intervenciones. Si se van a realizar los cuatro párpados, generalmente se empieza por los superiores. La mayoría de las veces las incisiones se colocan en la cuenca orbitaria de los párpados superiores y justo debajo de las pestañas en los inferiores, a 2 mm. por debajo; en algunos casos pueden extenderse hacia las patas de gallo. A través de estas incisiones se separa la piel de la grasa y músculo subyacentes, extirpando el exceso de grasa y, en ocasiones, el exceso de piel y músculo. Las incisiones se cierran con suturas muy finas que retiraremos a los 5-7 días de la intervención.

EL PROCESO DE RECUPERACIÓN

Podrá tener molestias sobre los párpados debido a la inflamación; si las hubiese, se alivian fácilmente con la medicación prescrita por su cirujano. Deberá mantener la cabeza elevada durante unos días tras la cirugía y aplicarse frío local, para disminuir la inflamación y los hematomas. Deberá aplicarse colirios oftálmicos para mantener los ojos hidratados. Durante las primeras semanas puede notar lagrimeo excesivo, hipersensibilidad a la luz y cambios temporales en la agudeza visual, como visión borrosa o doble. Durante las dos primeras semanas su cirujano plástico seguirá con detalle su evolución. Los puntos se retiran entre los 7 y 10 días. El edema y los hematomas disminuirán gradualmente hasta desaparecer por completo, y comenzará a verse y sentirse mucho mejor.

Tras la blefaroplastia podrá empezar a ver la televisión en 2 ó 3 días. Sin embargo, no podrá ponerte lentillas hasta 2 semanas después, y aún así podrá sentirse incómodo durante un tiempo. Se suele volver al trabajo en 3 a 10 días; A partir de los 10 días podrá maquillarse para disimular los hematomas. Puede ser preciso llevar gafas de sol durante unas semanas y aplicarse filtro solar en los párpados. Debe mantener un reposo relativo durante 3 a 5 días y evitar actividades fuertes 3 semanas.

RIESGOS DE LA CIRUGÍA Y GARANTÍAS DEL RESULTADO

Cuando este procedimiento es realizado por un cirujano plástico cualificado las complicaciones son infrecuentes y de poca importancia. Se pueden minimizar los riesgos siguiendo de manera cuidadosa las instrucciones de tu cirujano plástico, tanto antes como después de la cirugía. Las complicaciones menores que pueden aparecer tras una blefaroplastia incluyen la visión doble o borrosa durante unos días, edema temporal de los párpados y asimetrías leves en la cicatrización. Tras la cirugía puede aparecer dificultad para cerrar completamente los párpados superiores durante el sueño. Otra complicación infrecuente es el ectropion (ojo redondeado), si se quita piel del párpado inferior en exceso.

Las cicatrices pueden tener un aspecto rosado durante los primeros meses. Progresivamente irán desapareciendo hasta convertirse en un línea clara casi invisible. La blefaroplastia da un aspecto más joven y despierto, recuperando la mirada y el ojo despejado. Los resultados son duraderos en el tiempo diez o más años, teniendo en cuenta que continuamos con nuestro proceso de envejecimiento.

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Cuánto podré leer después de la blefaroplastia?

Después de la cirugía a veces las primeras horas se ve borroso por la infiltración del anestésico local. También puede tener sensación de ojo seco. Al cabo de 24 h podrá leer o ver la televisión pero durante pocas horas.

¿Se notarán mucho las cicatrices?

Las cicatrices, en el caso de las intervenciones por vía externa, irán atenuándose poco a poco hasta hacerse casi imperceptibles. Su propia capacidad de cicatrización también es muy importante y, si todo va bien, sus cicatrices serán prácticamente invisibles.

¿Cambiará la forma de mis ojos después de la cirugia de párpados?

No, el ojo quedará más despejado. Recuperará su mirada sin la piel o las bolsas sobrantes.

¿Se puede realizar una segunda blefaroplastia pasados unos pocos años?

La intervención por vía externa sobre los párpados superiores puede repetirse pasados algunos años, porque puede aparecer de nuevo flaccidez y exceso de piel.

¿Cómo he de dormir después de la blefaroplastia?

Se aconseja que con la cabeza elevada para que la inflamación vaya desapareciendo.

¿Cuál es la edad media de los pacientes que se operan de blefaroplastia?

Alrededor de los 40 años aproximadamente, usted ya podría operarse de blefaroplastia si así lo desea. A veces aparecen bolsas en pacientes por debajo de los 30 años y es porque existe una predisposición congénita, en este caso la operación siempre es por via trasconjuntival.

¿Cuándo podré volver a maquillarme y a pintarme los ojos?

Tendrá que esperar aproximadamente diez días. Es entonces cuando podrá aplicarse maquillaje facial para disimular los pequeños hematomas.

¿Puedo tomar el sol después de someterme a este tipo de intervención?

Sí, pero tendrá que esperar al menos una semana y utilizar gafas de sol grandes, que le cubran también lateralmente, y aplicándose protección solar muy alta en la zona de los párpados. No exponga sus ojos directamente a los rayos solares hasta que hayan pasado al menos cuatro semanas, y cuando lo haga no olvide la protección solar.

¿Podré ir al gimnasio?

Es recomendable guardar un reposo relativo durante los primeros cinco días, y eso incluye evitar el ejercicio físico. Podrá retomar si actividad deportiva al completo pasados 15 días después de la intervención.

¿La blefaroplastia elimina las “patas de gallo”?

La blefaroplastia no elimina las llamadas patas de gallo.

¿La blefaroplastia borra las ojeras?

La blefaroplastia tampoco elimina las ojeras, porque éstas surgen por una alteración en la coloración de la piel que hay bajo los ojos.

¿Cuándo hablamos de resultados definitivos?

Dos semanas después de la intervención, ya podrá observar resultados muy notables, los cuales no serán totalmente definitivos hasta pasados aproximadamente tres meses.