REDUCCIÓN DE MAMAS

La reducción de mamas o mamoplastia de reducción es la operación mediante la cual se puede reducir el tamaño de los senos extirpando glándula y piel para conseguir un pecho firme y atractivo. Las mujeres con pechos muy grandes presentan dolor de espalda y cuello, así como dermatitis en el surco de la mama. La finalidad estética de la mamoplastia de reducción es conseguir unos senos proporcionados al resto de tu cuerpo. No olvidemos que la belleza es armonía.

VISITA INFORMATIVA CON EL CIRUJANO

Es muy frecuente que unos senos grandes creen problemas a la hora de elegir la ropa o de encontrar talla adecuada, para hacer deporte o se agrave el dolor de espalda, o simplemente no se sienta atractiva y esto limite sus relaciones sociales y sexuales.

También es importante comentarle al cirujano si lo que le molesta es la flaccidez y que las mamas estén caídas o realmente es el volumen, porque una de las cosas que valoraremos son sus medidas y proporciones. Seguro que desea un pecho colocado en su sitio, turgente, atractivo y del volumen adecuado. Cuantos más datos le de al cirujano, mejor, porque trabajaremos en ese objetivo común.

EXPLORACIÓN

En la consulta explorativa el cirujano le pedirá que deje al descubierto el y el tórax y comenzará con una exploración visual del tamaño, forma de las mamas, calidad de la piel viendo si hay estrías o no, si son o no simétricas, tamaño de las areolas y estudio del tórax.

Se tomarán una serie de medidas que son precisas para realizar el estudio previo,  como son: la distancia del esternón al pezón que indica cuánto están de caídas, la anchura de la base que nos dará una idea de cómo será la cicatriz a nivel del surco, la medida del contorno torácico y del contorno del pecho para valorar el volumen que se aconseja reducir y la talla a conseguir.

También se realizará una sesión de fotos en varias proyecciones para documentar el caso y valorar a posteriori el antes y el después.

LA CIRUGÍA

La reducción de mamas o mamoplastia de reducción es una cirugía muy satisfactoria para la paciente en cuanto a los resultados de volumen, forma y turgencia de los pechos, pero el único inconveniente que existe es que conlleva cicatrices en T invertida o en ancla, amplias, por lo que hemos de saber cómo cicatrizas previamente. Se han descrito muchas técnicas siempre buscando minimizar las cicatrices pero sin resultados satisfactorios, y eso es debido a que siempre sobra piel.

Si trazáramos una línea imaginaria a nivel de los dos surcos mamarios, en la mayoría de pacientes toda la mama estaría por debajo de esta línea así como la areola y pezón.

Para conseguir unos senos armoniosos es necesario que la areola y pezón estén a la altura del surco y la glándula quede distribuida al 50% por encima y por debajo de la misma.

El tejido glandular se ha de separar de la piel, reducir su volumen y suturarlo internamente a nivel del músculo pectoral mayor, dando puntos a nivel de la fascia. Una vez realizada esta maniobra sobra la piel del polo inferior, se procede con su extirpación y sutura quedando una cicatriz vertical en la curvatura de la mama y una a nivel del surco en forma de “T” invertida que será más ancha cuanto mayor sea el seno.

La extirpación de piel consigue hacer de sostén externo para acabar de redondear y dar forma a las mamas. Todo esto se debe hacer bajo anestesia general y es una operación que dura entre 2 y 3 horas porque primero se ha de modelar la mama y después se ha de hacer una buena sutura en tres planos, porque el éxito de esta cirugía al final de todo se medirá en función de cómo queden las cicatrices. Es posible que haya que dejar drenajes para que salga el liquido inflamatorio y se hinchen menos los senos, así como un vendaje compresivo durante unas horas. Una vez concluida la intervención, la paciente pasa a la sala de reanimación donde estará el tiempo necesario hasta que se encuentre sin dolor y despierta.

PRUEBAS PREOPERATORIAS

Para poder realizar la intervención serán necesarios hacer unos estudios preoperatorios: Análisis de sangre, mamografía, radiografía de tórax y un electrocardiograma.

Habitualmente lo prescribimos el día que haces la primera visita. Aconsejamos también comenzar un tratamiento de hidratación de los pechos para preparar la piel. A veces recetamos Árnica homeopatía antiinflamatoria.

En esta primera visita también te daremos un documento que se llama “consentimiento informado de la cirugía”, documento que proporciona la SECPRE para que lo puedas leer con tranquilidad en tu casa y en la que viene escrito todo lo que hemos comentado en la consulta. Este documento debe firmarse antes de la intervención y no es más que la autorización tuya como paciente para que te realicemos dicha intervención.

VISITA PREOPERATORIA

En esta segunda visita es la oportunidad para aclarar todas las dudas posibles que le hayan surgido, porque ya ha tomado una decisión, ya tiene fecha de quirófano y ha de ir con confianza y seguridad. Valoraremos las pruebas para ver que son correctas.

Siempre existen miedos a dos cosas:

-A la anestesia general: En este caso es obligatoria para hacer la intervención pero en la actualidad es muy segura, sobre todo en una paciente sana y con un preoperatorio correcto.

-Al postoperatorio: dolor, resultados, etc.

Esta cirugía no es dolorosa aunque si molesta porque toda la zona tanto las mamas como los músculos pectorales están inflamados. Tendrá sensación de turgencia en la piel, tirantez en la zona de puntos, dolor cuando intente separar los brazos del cuerpo, dolor de espalda y opresión por el vendaje compresivo que le colocaremos.

Todo esto se puede controlar perfectamente con antibióticos, antiinflamatorios y analgésicos que deberá tomar durante 7-10 días después de la cirugía.

EL DIA DE LA INTERVENCIÓN

Es normal sentirse nerviosa. Es imprescindible estar “en ayunas”, no puede tomar nada, ni agua. Tampoco puede llevar al quirófano ningún objeto metálico, tipo joyas, dentadura postiza extraíble, etc, y resulta conveniente reducir o prescindir del maquillaje a fin de que el facultativo de Anestesia observe en todo momento la coloración de su piel.

Al llegar al hospital, realizará el ingreso y le trasladarán a su habitación y posteriormente al área quirúrgica donde le estará esperando el cirujano para hacer los dibujos o patrones que nos sirven de guía para realizar la intervención.

Conocerá al anestesiólogo y resto del personal quienes le examinarán y procederán o colocarle una vía periférica para poder medicarla y anestesiarla. En el momento de la inducción es conveniente estar relajada y tener pensamientos agradables. Pasadas 2-3 h cuando despierte llevará un vendaje compresivo y la mamoplastia de reducción finalizada.

POSTOPERATORIO INMEDIATO

Después de la operación hay dos opciones:

1.Pasadas unas horas cuando se encuentres recuperada, y sin dolor podrá marcharse a casa acompañada, siempre que tenga ayuda.

2.Puede quedarse ingresada una noche en la clínica, acompañada o no por un familiar o amigo, y al día siguiente se podrá marchar a casa.

En ambos casos, no debe estar en la cama, debe hacer lo que llamamos reposo relativo, es decir moverse para ir al baño, comer o asearse durante los 2-3 días posteriores a la operación tomando la medicación que le ha dado su cirujano. En ningún momento debe pasar dolor, para eso están los analgésicos.

Nuestro cuerpo es “sabio” y él le indicará lo que debe o no hacer. Los primeros días se sentirá débil, con dificultad para levantar los brazos porque toda la zona del pectoral y el pecho están hinchados, le costará dormir de lado aunque puede acomodarse con una almohada en la espalda para que le ayude a mantener la posición, no debe coger peso con los brazos y no se aconseja conducir durante la primera semana.

Al día siguiente tendrá visita con el cirujano para sustituir el vendaje compresivo por un sujetador deportivo sin aros mucho mas cómodo y, en caso de portar drenajes retirarlos. Si está en la clínica se hará lo mismo en el momento del alta.

Ahora su cometido será seguir las indicaciones y consejos del cirujano.

VUELTA A LA RUTINA

Habitualmente en una semana se sentirá bien, la sensación de inflamación habrá disminuido y por supuesto el dolor en la zona hasta el punto de incorporarte a su vida laboral habitual. Si realiza un trabajo de fuerza física le aconsejamos una semana más de reposo para evitar complicaciones.

Cuidados habituales: hidratación de la piel dos veces al día y el sujetador durante el primer mes hasta que el tejido cicatrice por dentro. No debe hacer deporte durante el primer mes. Puede mantener relaciones sexuales pero sin quitarse el sujetador y en posturas cómodas. Mimar su pecho el primer mes le ahorrará todo tipo de complicaciones y molestias posteriores.

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Como quedan las cicatrices, como las puedo mejorar?

En la reducción mamaria quizás sea el único inconveniente: Ha de hacerse una cicatriz en T invertida y en función del resultado de la cicatriz estará más o menos satisfecha, porque la forma y volumen le van a gustar siempre.

La evolución de las cicatrices es diferente en cada persona y está condicionada de forma genética. Al cabo de un año en un 90% de pacientes son poco o nada visibles. Para ello hay que cuidarlas.  Existen productos o parches que ayudan a la evolución, aplanamiento y pérdida del tono rojizo. Un pequeño porcentaje de pacientes tienen tendencia a crear cicatrices hipertróficas o queloides, en cuyo caso serán algo más visibles.

¿Cuando podré tomar el sol?

Tras la retirada de lo puntos (15 días aproximadamente) podrá ir a la playa o piscina aplicándote protector solar en la piel de las mamas y cicatrices y cubriendo el pecho con un bikini. Evitar el sol en las cicatrices durante el primer año ayudará también a que su resultado sea más disimulado.

¿Perderé sensibilidad en mis pechos?

Es posible. Lo mas habitual es perder un poco de sensibilidad o al menos que sea “diferente” pero nunca es un problema.

¿Cuando puedo dormir de lado o boca abajo después de operarme?

Recién operada no podrá aguantar peso sobre el pecho porque te dolerá, por lo tanto tendrá que dormir boca arriba, si bien al cabo de dos o tres días podrá colocarse de forma lateral apoyada sobre alguna almohada o cojín, así se relajará su espalda y estará mucho mas cómoda.

Su cuerpo le dirá cuándo es el momento de volver a dormir boca abajo si así era su costumbre.

¿Podré dar el pecho?

No se aconseja porque en la mamoplastia de reducción se hacen cicatrices en el tejido glandular que dificultarán el drenaje de la leche hacia los conductos galactóforos. Hay mas riesgo de mastitis y de quistes de leche.

Volver al gimnasio

Al cabo de un mes vuelva al gimnasio e inicie su entrenamiento poco a poco y usando un sujetador que le comprima bien el pecho en función del tipo de ejercicio que hagas.

¿Podré usar sujetador con aros?

Si, sin duda, pero siguiendo siempre los consejos de su cirujano. Habitualmente durante el primer mes se recomiendan sujetadores sin aros, ajustados, deportivos y que compriman bastante el pecho. Pasado este mes los usará probablemente para hacer deporte porque se sentirá cómoda.

¿Cuándo podré mantener relaciones sexuales?

No están contraindicadas aunque es posible que no le apetezcan en la primera semana. Durante el primer mes le aconsejamos que las realice sin quitarte el sujetador y sin comprimir o masajear el pecho y en posiciones cómodas es posible. A partir del mes ya no hay peligro.

¿Podré tomar pastillas anticonceptivas?

Si, no están contraindicadas en el caso de la reducción de mama.