MAMAS TUBEROSAS O TUBULARES

Mamas_tuberosas_caso1

Las mamas tubulares son una alteración del crecimiento de la mama en la adolescencia. Debido a una alteración genética existe una rigidez extrema en el tejido que envuelve la glándula mamaria, por eso a medida que ésta crece no puede expandirse de forma armoniosa, por la falta de elasticidad cutánea. Esto hace que la mama crezca solo hacia delante, hacia la zona de la areola que es la parte mas débil del pecho en forma de cono o de tubo. Esta herniación de la glándula hace que las areolas se dilaten, no tengan tono y sean habitualmente muy grandes. Una mama tuberosa es una mama de base estrecha, con forma de tubo, con el surco submamario elevado y falta de piel en el polo inferior de la mama, con areolas sin tono muscular y grandes. Es muy frecuente además que se den asimetrías al mismo tiempo.

Existen diferentes grados de alteración en el desarrollo:

Grado I: Supone el 50% de los casos, y la areola se halla desviada hacia abajo y adentro produciendo una caída de las mamas.

Grado II: Son el 25% de los casos y se caracterizan por una areola extremadamente grande que mira hacia abajo y con una forma muy tubular.

Grado III: Son menos del 25% de los casos y se caracterizan por una gran retracción con apariencia de la mama en forma de cono o “caprina”.

Esta forma del pecho ya se ve en la adolescencia y no va a cambiar ni a modificarse porque es una alteración en el desarrollo mamario. Es fácil de imaginar que produzca complejo y afecte a las relaciones personales de estas adolescentes.

La solución es siempre quirúrgica, y el resultado es siempre muy satisfactorio.

VISITA CON EL CIRUJANO/A

Es muy importante que esté relajada porque en esta primera visita vamos a hablar del problema y a plantear la solución más adecuada para usted. Recuerde que ésta siempre existe.

Ha llegado el momento de mostrar pecho al cirujano plástico. Realizamos una primera valoración visual en que diagnosticamos qué grado de mama tuberosa es el que usted tienes para después explicarte la cirugía. Para ello tomamos una serie de medidas como la distancia desde el esternón al pezón que es lo que nos indicará si la mama está caída o simplemente está en su posición correcta y mira hacia abajo debido a la herniación y surco inferior elevado, medimos la base de la mama y del hemitórax para luego decidir la anchura de la prótesis que elegiremos, la distancia del borde inferior de la areola al surco para valorar cuanta piel nos falta en el polo inferior y valoración del tamaño de las areolas. También es muy importante estudiar si hay asimetría mamaria que se asocia con frecuencia o del tórax que sea visible y que requiera corrección con prótesis de diferentes tamaños.

En esta primera visita también te haremos fotos en diferentes proyecciones para valorar el antes y el después y porque el estudio de las fotos también nos aporta datos de la forma y tamaño de tus mamas en relación a la proporción del tórax.

ESTUDIO PREOPERATORIO

Para poder realizar la intervención serán necesarios: Análisis de sangre, mamografía, radiografía de tórax y un electrocardiograma. Lo prescribimos el día que haces la primera visita.

Aconsejamos también comenzar un tratamiento de hidratación de los pechos para preparar la piel para la dilatación que supondrá el aumento de mamas.

En esta primera visita también te daremos un documento que se llama “Consentimiento Informado de la cirugía”,de la SECPRE para que lo pueda leer con tranquilidad en casa y en la que viene escrito todo lo que hemos comentado en la consulta. Este documento debe firmarse antes de la intervención y es la autorización como paciente para que te realicemos dicha intervención.

LA CIRUGIA

En la cirugía de las mamas tuberosas existen siempre dos pasos:

-Corrección de la forma de la mama y del tamaño de la areola.

-Colocación de una prótesis anatómica.

La vía de abordaje en la piel siempre será periareolar porque en la mayoría de los casos hemos de realizar una reducción de ambas areolas. Esto se hace utilizando un marcador de areolas que nos dibuja el tamaño deseado, a fin de desepidermizar o quitar la piel areolar que sobra.

A continuación accedemos a la glándula que está apretada en forma de tubo y realizamos una serie de cortes radiales en circunferencia para conseguir que se abra y expanda para ganar en anchura glandular. También tendremos que bajar el surco para conseguir mas centímetros de piel abdominal.

Una vez mejorada la forma de la mama y hecho el espacio suficiente colocaremos una prótesis anatómica y no redonda, porque necesitamos dar forma a la mama lo más natural posible y de alta proyección, para mejorar, anchura y redondez en el polo inferior y conseguir un buen relleno del polo superior o escote.

El plano de colocación de la prótesis dependerá de la cantidad de tejido celular subcutáneo que tenga la paciente y del tamaño de su mama. Siempre que haya tejido suficiente colocaremos la prótesis a nivel subglandular porque es el plano en el que hemos estado trabajando la glándula. En caso de que la paciente desee un volumen grande de pecho que nos obligue a elegir una prótesis grande y tenga poco tejido propio, la colocaremos en un plano submuscular.

Otras veces la paciente presenta mamas tubulares voluminosas con o sin asimetría y en este caso después del tratamiento de expansión de la glándula se realiza elevación/reducción de las mamas según patrón de Wise.

Es una cirugía que se realiza con anestesia general. Tiene una duración entre 90-240 min. en función del grado de tuberosidad y puede ser posible dejar colocados tubos de drenaje para que salga el liquido inflamatorio y evitar así que el pecho se hinche en exceso, y vigilar posibles sangrados postoperatorios. Le colocaremos un vendaje compresivo y podrá marcharse a casa una vez pasadas dos horas en la sala de recuperación o se quedará ingresada una noche en función de lo que sea conveniente.

EL DíA DE LA OPERACION

Al fin llegó el día esperado. Es normal que se sienta nerviosa. Debe acordarse de estar “en ayunas”, no puede tomar nada, ni agua. Se ducha, no uses cremas hidratantes y deje en casa todo tipo de joyas u objetos metálicos que se han de sacar antes de la intervención, incluidas dentaduras postizas si no son fijas. Al llegar al hospital hará el ingreso y le trasladarán al área quirúrgica donde le estará esperando el cirujano para hacer los dibujos que nos sirven de guía para realizar la intervención. Conocerá al anestesista, quien le hará una serie de preguntas necesarias previas para asegurarse de que todo irá bien. Le anestesiará y cuando despierte llevará un vendaje compresivo y todo habrá acabado.

POSTOPERATORIO INMEDIATO

Después de la operación hay dos opciones:

1.Pasadas unas horas cuando se encuentre recuperada, y sin dolor podrá marcharse a casa acompañada.

2.Puede quedarse ingresada una noche en la clínica, acompañada o no por un familiar o amigo, y al día siguiente irse a casa.

Cualquiera de las opciones habitualmente ya las hemos hablado antes de la intervención, y en ambos casos, no debe estar encamada, debe hacer lo que llamamos reposo relativo, es decir moverse para ir al baño, comer o asearse durante los 2-3 días posteriores a la operación tomando la medicación que le ha prescrito su cirujano. En ningún momento debe pasar dolor, para eso están los analgésicos.

Nuestro cuerpo es “inteligente” y él le indicará lo que debe o no hacer. Los primeros días se sentirás débil, con dificultad para levantar los brazos porque toda la zona del pectoral y el pecho están hinchados, le costará dormir de lado aunque puedes acomodarte con una almohada en la espalda para que te ayude a mantener la posición, no debes coger peso con los brazos y no se aconseja conducir durante la primera semana.

Si se has ido a casa al día siguiente tendrá visita con  el cirujano para sustituir el vendaje compresivo por un sujetador deportivo sin aros mucho mas cómodo y, si le ha dejado drenajes también se los retirará. Si está en la clínica le hará lo mismo en el momento del alta.

A partir de ahí solo debe seguir los consejos de tu cirujano.

VUELTA AL DIA A DIA

Habitualmente en una semana se sentirá bien, la sensación de hinchazón habrá disminuido y por supuesto el dolor en la zona hasta el punto de incorporarse a su rutina habitual. Si realiza un trabajo de fuerza física le aconsejamos una semana más de reposo para evitar complicaciones.

Cuidados habituales: hidratación de la piel dos veces al día y el sujetador durante el primer mes hasta que el tejido cicatrice por dentro y la prótesis se acomode. No debe hacer deporte durante el primer mes y relaciones sexuales sin quitarte el sujetador y en posturas cómodas. Mimar su pecho el primer mes nos ahorrará todo tipo de complicaciones y molestias posteriores.

PREGUNTAS MAS FRECUENTES

¿Se me notarán mucho las cicatrices?

Lo más frecuente es que le realicen cicatrices alrededor de la areola o el surco mamario y lo habitual es que la cicatriz sea de buena calidad en esta zona. Quitamos los puntos entre 7-10 días después de la cirugía. También le aconsejaremos el uso de parches o gel de silicona para sellar la cicatriz y conseguir que se desinflame antes, pierda su color rojizo y duela menos durante 3-6 meses según evolución. Esto será importante para que pueda recuperar la sensibilidad lo antes posible.

¿Podré dar el pecho?

La verdad es que no, debido a que hacemos muchos cortes en la glándula mamaria, esto supone un proceso de cicatrización interno que seguro alterará el drenaje de los acinos hacia los conductos galactóforos hacia el pezón.

En este tipo de mamas ocurre también que debido a la alteración y falta de tono de la areola y pezón aunque decidas no operarte la lactancia suele ser dificultosa.

Al reducir la areola, ¿Perderé sensibilidad?

Has de pensar que llevarás una cicatriz alrededor de la areola e inicialmente perderás la sensibilidad, pero a medida que la cicatriz va madurando y va pasando el tiempo se va recuperando.

¿Qué es el problema del doble surco o doble “burbuja”?

Esto hace referencia a que en las mamas tuberosas siempre existe en mayor o menor grado constricción o déficit de la piel en el polo inferior de la mama. En la cirugía conseguimos mejorar y redondear dicho polo inferior obteniendo piel del abdomen, es decir bajando la posición del surco mamario y así poder colocar una prótesis anatómica muy proyectada. Desde el interior se hacen cortes radiales en la piel también para romper dicho anillo y mejora muchísimo, pero a veces se puede notar un poquito lo que fue el surco mamario inicial. Solemos poner una banda compresiva para mantener la prótesis abajo.

¿Cuanto tiempo tengo que esperar antes de quedarme embarazada?

No es aconsejable en un periodo entre 6 y 12 meses, pero si sucede no se preocupe,  lo único que ocurre es que tendrá mas molestias en los pechos.

¿Cuando podré ir al gimnasio?

A partir del mes de la operación, y empezar poco a poco. Es como volver a recuperar tu estado de forma inicial entrenando cada día un poco mas fuerte.

Le ayudará el usar un sujetador bien ajustado.

¿Cuando podré dormir de lado o boca abajo después de operarme?

Recién operada no podrá tolerar nada de peso sobre el pecho porque te dolerá, por lo tanto tendrá que dormir boca arriba, si bien al cabo de dos o tres días podrá colocarse de forma lateral apoyada sobre alguna almohada o cojín, así se relajará su espalda y estará mucho mas confortable.

Boca abajo al cabo de 1-2 meses, cuando no le duela nada porque ha de pensar que por dentro la prótesis está cicatrizando a su tejido mamario y no es bueno hacer presión o movilizarlas.