LIPOSUCCIÓN

liposuccion

La liposucción o lipoaspiración de grasa es un tipo de cirugía estética que consiste en la extracción de tejido adiposo (grasa) que se ha acumulado en diferentes partes del cuerpo del paciente, de forma localizada a través de un proceso de succión o aspiración. La liposucción se lleva a cabo cuando esta grasa no se puede eliminar a través de métodos “naturales” como la gimnasia o las dietas.

La liposucción no debe considerarse como una cura de la obesidad, sino como una cirugía estética que podrá quitar la grasa acumulada que se encuentra en lugares indeseados. Habitualmente la liposucción se lleva a cabo en elabdomen, en las caderas y en los muslos, aunque también puede realizarse en otros lugares como brazos, rodillas, papada.

La cirugía estética debe realizarse en personas que gozan de un buen estado de salud.

Una liposucción dura habitualmente entre 1 y 3 horas, aunque el tiempo definitivo dependerá del tipo de liposucción y la técnica que se va a utilizar. Como en cualquier otra cirugía, se utilizará anestesia general.

Una vez terminada la liposucción, el paciente podrá volver a sus tareas habituales en un tiempo que dependerá de la operación que se ha realizado y del paciente (este periodo podrá variar entre uno y varios días). Durante las siguientes semanas, el paciente no deberá hacer esfuerzos y deberá proteger la zona lipoaspirada utilizando una faja de compresión.

Para hacerte una liposucción deberás cumplir con los siguientes requisitos:

  • No tener sobrepeso. Es importante señalar que la liposucción no es un método o un tratamiento para adelgazar. Aquellos que tienen un problema de peso (y no un problema de grasa acumulada en zonas concretas), deberían considerar otros métodos para perder peso.
  • No se recomienda que aquellas personas que tienen más de un 20% de sobrepeso que se realicen una liposucción.
  • Una persona que se somete a una liposucción debe gozar de buena salud, no padecer enfermedades cardiovasculares o diabetes ni ningún problema en el sistema inmunológico que pueda dificultar la cirugía o traer otras complicaciones.
  • Estabilidad física y emocional: Una buena salud implica estar estable tanto física como emocionalmente. El aspecto emocional es importante ya que el paciente debe ser lo suficientemente maduro como para haber meditado lo que quiere y no arrepentirse después.
  • La piel debe tener la suficiente elasticidad: Una persona que se somete a una liposucción deberá tener una piel elástica y firme, que se ajuste al nuevo contorno después de la cirugía sin dejar flacidez.
  • La persona no deberá haberse hecho intervenciones quirúrgicas en la zona a tratar (si se las ha hecho han de pasar como mínimo 6 meses).
  • Un buen candidato debe saber que la liposucción no es el tratamiento adecuado para eliminar la celulitis.
  • Debe realizarse en un quirófano legalizado en condiciones asépticas para evitar riesgo de trombosis, infecciones y otras complicaciones.
  • Un mal candidato será una persona con un sobrepeso significativo, hipertensa y con problemas de circulación. No se recomienda la cirugía a aquellas personas que tienen problemas pulmonares o cardiacos. Además está contraindicada para mujeres embarazadas.

RIESGOS DE LA LIPOSUCCIÓN

Una liposucción es una técnica quirúrgica y como toda cirugía lleva implícito unos riesgos como son: la anestesia, el sangrado y las posibles infecciones. Los riesgos dependerán del tipo de liposucción y la técnica que utilice el cirujano plástico que lleve a cabo la liposucción.

Si el candidato es una persona que goza de buena salud, el cirujano es un profesional experimentado, la clínica posee el instrumental necesario y las condiciones de higiene son adecuadas, estos riesgos se reducirán al mínimo. Aún así, es necesario conocerlos.

Estos riesgos son:

  • Después de una liposucción, quedarán pequeñas marcas que son el resultado de las incisiones mínimas que se han hecho para introducir la cánula de liposucción.
  • Pliegues de la piel. La posibilidad de que queden pliegues en la piel es generalmente la consecuencia de un profesional sin experiencia en la técnica de la liposucción.
  • También se han evidenciado cambios de pigmentación en el área tratada (que se acentúa tras la exposición al sol).
  • Asimetría. Cuando se liposuccionan los muslos, brazos, o rodillas, es necesario que los resultados sean similares en ambos miembros. Si después de la operación los contornos se ven distintos, sería necesaria una segunda cirugía para lograr la simetría.
  • Irregularidades en el contorno: Existe la posibilidad de que la cánula produzca daños estéticos permanentes en la piel y que ésta aparezca con manchas que podrían ser permanentes.
  • Después de la liposucción, es posible padecer de insensibilidad temporal en la zona de la liposucción, debida generalmente al proceso inflamatorio de la zona tratada, pero luego se recupera.
  • Infecciones: Las infecciones son poco comunes .Habitualmente tratamos a la paciente con antibióticos durante la cirugía y la semana posterior a la misma para evitarlo.
  • Acumulación de fluidos. La acumulación de líquidos es poco frecuente. Aún así, cuando ocurre, deben drenarse para que no produzcan daños en la piel o infecciones.

 

Los riesgos de la cirugía de liposucción se reducen notablemente si el cirujano es un profesional capacitado y cuenta con la necesaria experiencia y se realiza en un quirófano y una clínica en las mejores condiciones. Asegúrate que es así, ya que el éxito de la operación dependerá de ello.

ANTES DE LA LIPOSUCCIÓN

Antes de someterse a una liposucción, debe realizarse diversos exámenes médicos que el cirujano estético analizará detenidamente. Después, el cirujano decidirá si eres un buen candidato o no para la liposucción.

La consulta inicial será muy importante para que el doctor le informe y resuelva todas sus dudas. Deberá explicarle su historial médico e informarle sobre cualquier medicación que esté tomando (incluidos los suplementos naturales) y si es alérgico a algún medicamento. Deberá explicar qué es lo que espera de la cirugía y que resultados quiere obtener. En este punto, es importante que le de una visión realista de lo que puede conseguir a través de esta operación para que sus expectativas estén de acuerdo con la realidad.

EL DÍA DE LA INTERVENCIÓN

El día de la cirugía, deberá acudir al hospital en ayunas desde la noche anterior y no habiendo ingerido ni agua.

En el quirófano le esperará su cirujano el Anestesista y la enfermera que ayudará en la intervención.

El anestesista le hará una serie de preguntas por su seguridad acerca de posibles alergias, medicación que tome, enfermedades previas y si ha sido intervenido con anterioridad para valorar su estado de salud.

Se le colocará una vía periférica para administrarle medicación intravenosa y anestesiarle.

El cirujano marcará su cuerpo con un rotulador de trazo grueso para delimitar las áreas en las que realizará la liposucción y le realizará una serie de fotografías para documentar su caso y poder observar el antes y el después.

Durante la operación, el cirujano realiza unas pequeñísimas incisiones por las que  introduce primero con una cánula de infiltración e inyectará una solución líquida. Esta solución está formada de suero fisiológico y adrenalina, una medicación que contrae los vasos sanguíneos y que ayudará a separar la grasa de la piel y del músculo. Más tarde, se procederá a aspirar este líquido más la grasa mediante un procedimiento de succión, a través de una cánula más gruesa que la que previamente se ha introducido y que está conectada a una máquina de aspiración.

El tamaño de la cánula variará en función de la cantidad de grasa que se desee extraer y del tipo de liposucción que realice. Habitualmente el diámetro de la cánula oscila entre los 3 y los 4 milímetros.

Seguidamente, el cirujano plástico realizará movimientos con la cánula hacia adentro y hacia fuera sin retirarla del todo. Con esos movimientos, se irán rompiendo los tejidos adiposos (grasa) y la máquina irá succionándolos junto a la solución que se ha inyectado previamente. Debe hacerse en varios planos y desde diferentes puntos de entrada para evitar irregularidades.

Los fluidos extraídos se irán almacenando en un recipiente que permitirán tener una idea de la cantidad de grasa y líquidos que  se van extrayendo. Dado que a tu organismo le están quitando fluidos y grasa, será necesario reponerlos de alguna manera. Para eso, se utilizará un suero intravenoso que mantendrá el cuerpo hidratado.

¿SE PUEDE VOLVER A ENGORDAR TRAS LA LIPOSUCCIÓN?

La liposucción es una operación estética que sirve para eliminar la grasa acumulada de determinadas partes del cuerpo, pero en ningún caso previene la formación de nueva grasa en esas mismas zonas o en otras partes del cuerpo. Por ello, no se puede pensar que tras una liposucción la grasa no volverá a aparecer. Si el paciente se cuida y hace una dieta adecuada y ejercicio el resultado se mantendrá en el tiempo, y en el caso de engordar será de forma proporcional en todo el cuerpo y no se acumulará específicamente en las mismas zonas tratadas.

LA VIDA DESPUÉS DE LA LIPOSUCCION

Si una persona que se ha realizado una liposucción todavía no tiene unos hábitos de alimentación y de vida saludables, es importante que se mentalice rápidamente de que tiene que cambiar estos hábitos para que los resultados que ha obtenido sean duraderos y no tenga que volver a pasar por el quirófano de nuevo.

Tiempo de recuperación de la liposucción

El tiempo necesario para recuperarse de una liposucción variará en función de la parte del cuerpo operada y de la cantidad de grasa que se ha extraído. El tiempo habitual para recuperarse de una liposucción sencilla es menos de una semana. Tras este periodo, la paciente debería ser capaz de regresar a su puesto de trabajo y a su vida habitual. Los morados pueden durar de 15 a 20 días.

El postoperatorio y los síntomas tras la liposucción

A menudo hay personas que no siguen las indicaciones que les da el cirujano después de la operación y como consecuencia esta intervención les provocan efectos adversos y no deseados, como inflamación más duradera en el tiempo, o si el paciente prescinde de la presoterapia (faja), mayor flacidez cutánea e irregularidades.

Resultados de la liposucción

La liposucción es una cirugía cuyo objetivo es cambiar el aspecto estético de ciertas zonas del cuerpo en las que hay grasa acumulada que no se ha podido eliminar a través de métodos “naturales” como son la dieta o el ejercicio físico. La liposucción no es un tratamiento para combatir la obesidad. Los resultados de una liposucción no se podrán empezar a ver desde el mismo día de la operación.

Durante los primeros días no notarás grandes resultados debido a la inflamación y a los morados que suelen aparecer en las zonas lipoaspiradas. Los resultados definitivos de la liposucción se podrán ver a partir de los 6 meses.

Para acelerar el proceso postoperatorio, no debes olvidar utilizar la faja de liposucción que te dirá tu médico. Esta faja comprimirá la zona que ha sido lipoaspirada y ayudará a reducir los efectos de la inflamación, los hematomas y las cicatrices posteriores a la intervención quirúrgica.

LIPOSUCCIÓN EN HOMBRES

Hoy en día muchos hombres están tan preocupados como algunas mujeres por cuidar su imagen y aspecto estético. Por este motivo y cada vez con más frecuencia deciden pasar por las manos de un cirujano plástico. En los Estados Unidos, la liposucción es la cirugía estética que más hombres se realizan. Esta operación ha ido creciendo paulatinamente desde 1997.

La liposucción que más frecuentemente se realizan los hombres es la liposucción de abdomen y de las zonas del torax como los flancos.

En muchos casos, la liposucción masculina puede ofrecer mejores resultados que la lipoaspiración femenina, ya que la piel de los hombres es más elástica ,dura y fibrosa que la de las mujeres.

Los pasos que se siguen en la liposucción masculina son similares a los que se siguen en la femenina. Primero, se aplica una anestesia y diversos fluidos que ayudarán a disolver la grasa.

Seguidamente, el cirujano realizará pequeñas incisiones en la piel por las que introducirá la cánula de lipoaspiración que, una vez conectada a la máquina succionadora, aspirará el líquido y la grasa.

Un buen candidato a la liposucción masculina será un hombre que no sea obeso (peso de hasta un 20% más de su peso ideal), de piel firme y con excesos de grasa localizada en ciertas zonas de su cuerpo.

Además, deberá ser un hombre bien informado y seguro de lo que quiere.