ABDOMINOPLASTIA – LIPECTOMÍA ABDOMINAL

La abdominoplastia es la cirugía que consiste en la extirpación del exceso de piel y grasa abdominal y la corrección de la flaccidez de la musculatura abdominal, para conseguir un abdomen más plano, más firme y una cintura más estrecha.

¿SOY UN PACIENTE SUSCEPTIBLE DE REALIZARME ABDOMINOPLASTIA?

Si está preocupado por un exceso de grasa o de piel en el abdomen y no ha visto mejoría a pesar de la dieta o el ejercicio físico, podría ser un buen candidato. Las mujeres que han pasado por varios embarazos, tras los que cuesta recuperar un vientre plano o una piel tersa, también son buenas candidatas. En caso de sobrepeso importante debe esperar y perder peso antes de someterse a una abdominoplastia.

CONSULTA PREOPERATORIA

En la consulta el cirujano le pedirá que se desnude de caderas hacia arriba para valorar el exceso de piel sobrante y determinar si se puede realizar una abdominoplastia completa o con una mini-abdominoplastia (solo de ombligo para abajo) sería suficiente para solucionar su problema estético, así como ver si será conveniente realizar además una liposucción de flancos para adelgazar la cintura.

Le mostrará y explicará el Consentimiento Informado para que lo lea y comprenda antes de firmarlo. Le dará fecha para la intervención y le pedirá que se realice un analítica pre-anestésica y posiblemente un electrocardiograma para que el facultativo de anestesia conozca bien su estado de salud antes de intervenirle.

EL ACTO QUIRÚRGICO

La abdominoplastia y la mini-abdominoplastia la realizamos siempre en quirófano. Son procedimientos que no deben realizarse en la consulta. La liposucción también debe hacerse en quirófano, bajo condiciones estrictas de asepsia.

Es preciso el ingreso, dándose el alta habitualmente al día siguiente o en dos días como máximo. El tipo de anestesia más empleado para realizar una abdominoplastia es la anestesia general, durante la cual estará dormido hasta que finalice la cirugía. En algunos casos, sobre todo en la mini-abdominoplastia y en la liposucción abdominal se puede emplear anestesia local más sedación, de manera que durante la cirugía usted estará despierto pero relajado.

Una vez finalizada la intervención estará en sala de reanimación controlada por un anestesista y al cuidado de una enfermera hasta que se considere que está en condiciones satisfactorias para estar en su habitación.

Una abdominoplastia suele durar entre 2 y 4 horas dependiendo de la cantidad de corrección necesaria. Una mini-abdominoplastia suele durar entre 1 y 2 horas.

LA TÉCNICA QUIRÚRGICA

Con el paciente en decúbito supino se realiza un corte en la piel en la zona púbica (similar a la de una cesárea. Cuanto más baja la cicatriz será menos visible), y se diseca o separa la piel de la pared muscular. En este proceso debemos desinsertar el ombligo para que la piel quede libre, y llegamos con nuestra disección hasta el punto inferior del esternón y cerca de las costillas.

Cuando tenemos expuesta la musculatura, haremos una plicatura (Sutura) para reparar la dehiscencia o separación de los músculos rectos y recolocarlos en la línea media.

A continuación se procede a estirar y resecar el exceso de piel sobrante, ajustándola a la cicatriz inferior que hemos realizado.

Se realiza un agujero central en el abdomen que es por donde sacaremos el ombligo y se suturará en su nuevo emplazamiento.

Se realiza hemostasia (coagulación de los vasos sangrantes) de forma exhaustiva, y además se coloca un drenaje para que vaya saliendo el liquido inflamatorio y el cierre por planos de la piel. Vendaje compresivo y faja.

Después de una abdominoplastia: el abdomen es más plano y estrecho. 
Las cicatrices, aunque definitivas, se hacen menos visibles con el tiempo.

En algunos casos en que la piel de la paciente aún contenga abundantes acúmulos grasos se puede proceder previamente a realizar una liposucción a fin de adelgazar la pared y que el resultado final sea una figura más delgada y tersa.

POSTOPERATORIO

Durante los primeros días después de una lipectomía abdominal, el abdomen suele estar hinchado y puede notar algunas molestias o dolor que se controlarán con medicación, la piel estará tirante y le molestará sobre todo cuando intente moverse y se contraigan los abdominales. Al principio es aconsejable no estirarse del todo, para no ejercer tensión sobre la cicatriz pero debe comenzar a caminar tan pronto como sea posible y evitar el encamamiento.

Los puntos externos de la piel se retirarán aproximadamente a los 15 días de la intervención. Tendrá que llevar una faja abdominal durante un mes (día y noche), que ayudará a reducir la inflamación del abdomen, y hará que se sienta más protegida por lo que le ayudará a incorporarte a tu actividad habitual.

Si tu estado físico previo a la cirugía era bueno, la recuperación después de la abdominoplastia será más rápida. Normalmente se puede volver al trabajo entre 2 a 4 semanas después de la intervención.

En los controles posteriores trabajaremos sobre todo la cicatriz, colocando tiras o gel de silicona para reducir la inflamación y que se vaya el color rojo, así como evitar que se abulte o se ensanche.

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Soy un buen candidato para someterme para a una abdominoplastia?

Los candidatos ideales para someterse a una lipectomia abdominal son aquellas mujeres u hombres que no tienen un exceso de peso considerable, pero que están preocupados por el exceso de piel en el abdomen y que no mejora a pesar de la dieta o el deporte. Esta cirugía es especialmente útil en mujeres que han tenido varios embarazos, tras los cuales la piel y músculos abdominales se han relajado y no han recuperado su tono inicial. También puede mejorar la pérdida de elasticidad de la piel en gente mayor, situación frecuentemente asociada a cambios de peso de más de 10 Kg. a lo largo de su vida.

Aquellos pacientes que deban perder mucho peso deben retrasar la cirugía para obtener un resultado óptimo, al igual que las pacientes que pretendan tener futuros embarazos, ya que durante la cirugía se tensan los músculos verticales del abdomen y pueden volver a relajarse en el transcurso de éste. Si existen cicatrices previas en el abdomen, esta cirugía puede estar contraindicada o las cicatrices pueden cambiar de posición. En otros casos, esta cirugía consigue eliminarlas.

¿Cómo es el proceso de recuperación?

Deberá llevar una faja compresiva día y noche durante al menos 1 mes.
Durante los primeros días el abdomen suele estar algo inflamado y pueden notarse algunas molestias o dolor que se controla con medicación. Dependiendo de la extensión de la cirugía, se podrá marchar a casa al cabo de unas horas o permanecerá 1 día en la clínica. Podrá ducharse a las 48 horas de la intervención. A pesar de que al principio no puedas estirarte del todo, deberás comenzar a caminar tan pronto como sea posible. Los puntos de la piel externos serán retirados aproximadamente en 15 días.

¿Cuándo puedo comenzar mis actividades normales después de una lipectomía abdominal?

Si su estado físico previo a la cirugía es bueno, incluyendo una musculatura abdominal fuerte, la recuperación después de la abdominoplastia será más rápida. Algunas personas vuelven a su trabajo en unas 2 semanas, mientras que otras precisan 3 ó 4 semanas de recuperación.

Las cicatrices pueden dar el aspecto de empeorar durante los primeros 3 a 6 meses mientras están en periodo de curación; esto es normal. Hay que esperar entre 9 meses y 1 año para que la cicatriz se aplane y aclare. A pesar de que las cicatrices no desaparecerán nunca, estas generalmente serán muy poco visibles, incluso cuando se lleve bikini o bañador.

¿Qué resultados puedo esperar?

La abdominoplastia, ya sea completa o mini-abdominoplastia, proporciona resultados excelentes siempre que está indicada, es decir, en pacientes cuyos músculos abdominales están debilitados y poseen un exceso de piel y grasa. En la mayoría de los casos los resultados son definitivos, siempre y cuando se acompañe de una dieta equilibrada y ejercicio periódico. Si usted es realista en sus expectativas y es capaz de tolerar la presencia de una cicatriz abdominal definitiva, aunque disimulable, y un periodo de recuperación largo, la abdominoplastia será satisfactoria. Después de una abdominoplastia: el abdomen es más plano y estrecho. Las cicatrices, aunque definitivas, se hacen menos visibles con el tiempo.